4 trucos para tener una casa más ordenada

Nuestro hogar debe ser como ese pequeño rincón en el mundo en el que sentir paz, armonía y desconexión del trabajo y de otros problemas que nos traen de cabeza ajenos a la casa. Por ello, es esencial fomentar este ambiente procurando mantener la casa más ordenada y limpia.

El problema del orden se vuelve aún más complicado en casas pequeñas, ya que las habitaciones tienen unas dimensiones tan reducidas que a penas tenemos espacio para guardar y ordenar cosas. Y si a esto le añadimos tener niños pequeños, la dificultad aumenta un poco más.

No obstante, aunque a veces no tengamos todo el tiempo que nos gustaría para dedicarnos a tener una casa más ordenada, existen algunos trucos que pueden ayudarnos a organizar y ordenar la casa. Además, con ellos ahorraremos tiempo y ganaremos en estilo.

1 Apuesta por las baldas y estanterías

Tener los cacharros y otros objetos a la vista, está de moda. Aprovecha esta tendencia y coloca algunas baldas en estancias como la cocina, el baño o los dormitorios. Éstas se convierten en el lugar perfecto para ortorgarle un lugar fijo y ordenada a aquellas cosas que utilicemos más a diario. Por ejemplo, en la cocina podemos colocar las especias con las que cocinemos, tarros con las legumbres o cereales del desayuno, incluso apilar las fuentes o platos de manera que queden vistosos (y ordenados).

En el cuarto de baño podemos colocar en estas baldas toallas dobladas, velas, u organizadores de maquillaje, cremas y otros productos de uso diario.

Truco: Coloca los objetos y utensilios según sus colores para una mayor armonía visual.

2 Ropa sucia, pero ordenada

Si estás cansado de que la ropa sucia esté siempre por todas partes (especialmente la de los pequeños de la casa), es el momento de adquirir nuevos hábitos. Podemos empezar por colocar un cesto en cada dormitorio, y en el baño. Para motivar a los más pequeños a usarlo, busca un cesto de sus colores favoritos y que vayan a juego con el resto de la habitación. Y si además tenemos dos cestos, uno para la ropa blanca y otro para la de color, ahorraremos tiempo.

Si el espacio de nuestra vivienda nos lo permite, tener un pequeño cuarto para la ropa nos ayudará a tenerla mejor organizarla. Si no contamos con esta habitación, bastará con un mueble en el que colocar la lavadora, secadora y estantes para ordenar y colocar los distintos jabones, suavizantes, y demás productos que utilizamos para lavar la ropa y tenderla.

3 Armarios y camas abatibles

Cuanto más espacio tengamos para guardar cosas, menos cosas habrá desordenadas a la vista. Pero ojo, de nada servirá tener toda la ropa y complementos guardados en un armario si al abrirlo se nos cae todo encima.

Un armario desordenado se traduce en perder tiempo para encontrar lo que queremos ponernos, y en ocasiones ni si quiera encontrarlo. Para ayudarnos en esto podemos buscar armarios con organizadores, cajones y percheros suficientes para organizar nuestras cosas. Y lo mismo ocurre con los vestidores. Busca compartimentos para tus joyas, relojes, corbatas o bolsos, o porqué no, ¡fabrícalos tú mismo!

Por su parte, las camas abatibles son una opción ideal para viviendas pequeñas. Estos nos permiten guardar dentro la ropa de temporada y otros utensilios o textiles que no utilicemos a diario. Y todo esto sin ocupar un espacio extra, ya que estaremos aprovechando el hueco libre que queda debajo de la cama.

4 Si quieres una casa más ordenada, apuesta por los zapateros

Parece bastante obvio, pero en ocasiones no sabemos dónde meter tantos zapatos y la solución es bien sencilla: Un zapatero.

De esta forma no siempre tendremos nuestros zapatos preferidos a la vista, sino que además estarán bien ordenados.

En el mercado contamos con zapateros de todos los tamaños y estilos, podemos colocarlos en la entrada, o incluso en un pasillo ancho o en la pared de un armario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *