Cómo organizar una zona de trabajo en casa

Trabajar en casa es cada vez más común gracias a las nuevas tecnologías. No obstante, esta forma de trabajar, como todas, tiene sus ventajas y desventajas.

Si te desconcentras con facilidad o te cuesta organizarte, probablemente trabajar en casa no sea lo tuyo. No obstante, existen algunos trucos de decoración para remediar esto. ¿Te interesa?

El método de las 5S

En esta ocasión nos centraremos en la técnica de las 5S, un método japonés que designa cada una de estas ‘S’ a una etapa de la gestión. Esta técnica se inició en los años 60 con el objetivo de conseguir lugares de trabajo mejor organizados, ordenados y limpios. Con esto se demostró que se conseguía una productividad mayor y un entorno laboral más óptimo. Además, mejora las condiciones de trabajo y la moral del personal, reduce los gastos de energía, mejora la calidad de producción y la seguridad del trabajo.

Cada ‘S’ (de sus conceptos en japonés) tiene un objetivo particular.

Clasificación (Seiri): Elimina el espacio de trabajo inútil

Si eres de los que acumula material de trabajo, prueba con quedarte únicamente con aquello que utilices a diario. Tira esos bolis que se quedaron sin tinta, los archivadores de trabajo antiguo e inservible y céntrate en lo que realmente necesites. Apuesta por una mesa de trabajo sencilla, que te permita tener unicamente lo esencias. No tiene porqué ser un escritorio, en Paraje del Mueble (Almería) contamos con mesas que se adaptan a todos los gustos, necesidades y estancias del hogar.

Orden (Seiton): Organiza el trabajo de forma eficaz

Una vez eliminados los utensilios que no se utilicen nunca, y guardados de manera ordenada aquellos que se utilizan con más asiduidad, toca el momento de establecer la manera de ubicar los materiales. Es decir, organizarlos para que resulte más sencillo encontrarlos, utilizarlos y reponerlos.

Para organizar adecuadamente esta zona, esta técnica sugiere organizar racionalmente el puesto de trabajo, definir las reglas de ordenamiento y colocar los objetos de uso más frecuente más cerca.

Limpieza (Seiso): Mejora el nivel de limpieza del lugar

 Cuando despejamos y ordenamos el espacio, limpiarlo resulta mucho más sencillo. El método de las 5S recomienda identificar las principales fuentes de suciedad y realizar las acciones necesarias para eliminar y tratar que tarden el mayor tiempo en aparecer.

que no vuelvan a aparecer. Una zona de trabajo limpia nos ayudará a concentrarnos mejor y a trabajar más motivados.

Estandarización (Seikets): Prevé la aparición de suciedad y el desorden. Establece normas

Este paso viene a recordarnos que el orden y la limpieza deben mantenerse a diario, por lo que interesa favorecer la gestión visual. Como decíamos en nuestro anterior post, es tendencia dejar todo a la vista, por lo que con ayuda de unas estanterías cerca de la mesa de escritorio, podremos organizar los utensilios de trabajo y ordenarlos siguiendo las pautas anteriores.

Mantener la disciplina (Shitsuke): Fomentar los esfuerzos

Esta etapa pretende que se sigan todas estas normas a diario a la vez que se elaboran acciones de mejora continua: Planificar, hacer, verificar y actuar. Es importante el rigor para que este método sea eficaz.

En este punto podemos también comprobar y estudiar los resultados, así como modificar los procesos si fuese necesario para alcanzar nuestros objetivos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *